Infertilidad masculina: Problema que pocos quieren hablar

Estudios recientes estiman que el 15% de hombres sufren de infertilidad masculina, es decir, les resulta imposible embarazar a una mujer luego de intentarlo durante un año o más tiempo. Las causas de este problema son muy variadas -y muchas de ellas todavía son desconocidas- pero si en algo parece haber consenso es que muy pocos se atreven a hablar de ello.

Generalmente, somos proclives a pensar que la mayoría de casos de infertilidad están relacionados con las mujeres, lo que provoca que el estigma social recaiga sobre ellas. Pero, si recurrimos nuevamente a los estudios, descubrimos que hombres y mujeres tienen exactamente las mismas probabilidades de ser infértiles.

¿Por qué la infertilidad masculina es un tabú?

Para algunos hombres, un diagnóstico de infertilidad puede significar un duro golpe para su autoestima, pues resulta común asociar la fertilidad con la virilidad. La vergüenza de no poder cumplir una función tan básica como la reproductiva suele generar un sentimiento de insuficiencia. En otras palabras, ser infértil hace que uno se sienta menos hombre.

La presión psicológica asociada a la infertilidad masculina es precisamente lo que convierte a este problema en un tabú. A pesar de la información disponible en la actualidad, a muchos les resulta complicado reconocer que se trata de un problema de salud, y no de masculinidad.

Vivir con infertilidad es también un duro escollo para la relación de pareja. El futuro que dos personas planearon juntas se ve interrumpido de un momento a otro, como si se estrellaran contra una pared. Y son muy pocos quienes están preparados para afrontar una situación de esa naturaleza, porque nunca pesaron que les podría llegar a ocurrir.

Tal vez sea ese tabú lo que explique por qué solo se conoce la mitad de las causas de la infertilidad masculina, a diferencia de la femenina, cuyas causas se llegan a saber en el 80% de casos. Y ni hablar de los factores de riesgo, que apenas son tenidos en cuenta por la gran masa de hombres.

Abordando las causas

¿Es posible romper el tabú existente en torno a la infertilidad masculina? Sí, lo es. Y el arma principal para hacerlo es la información. Conocer las causas del problema y tomar conciencia es fundamental para erradicar los miedos e inseguridades en relación a este problema, que es más común de lo que la mayoría cree.

Por ejemplo, muy pocos saben que la causa más común de la infertilidad masculina es el varicocele, una inflamación en las venas que drenan los testículos, provocada por una mala circulación sanguínea.

Luego tenemos a una variada lista de infecciones, que influyen en mayor o menor medida en la producción de espermatozoides. Por ejemplo, la Azoospermia, que es la ausencia total de espermatozoides en el semen; o la Oligospermia, que se produce cuando el número de espermatozoides es inferior a 15 millones por mililitro de semen.

También es posible que se presenten casos de Astenozoospermia, referida a una motilidad insuficiente de los espermatozoides; o de Teratozoospermia, cuando los espermatozoides presentan alteraciones morfológicas, que afectan su capacidad reproductiva.

La lista de causas médicas relacionadas con la infertilidad masculina incluye también a las enfermedades de transmisión sexual (ETS) como la gonorrea o el VIH. Además, ciertos tipos de cáncer y de tumores no malignos afectan a los órganos genitales, al igual que enfermedades como la epididimitis u orquitis.

Los problemas de índole sexual también se enlistan entre las causas de la infertilidad masculina. La disfunción eréctil, eyaculación precoz, relaciones sexuales dolorosas, abertura uretral fuera del glande (hipospadias) y hasta los trastornos psicológicos en materia sexual pueden incidir en la incapacidad de concebir un hijo.

En la actualidad, el método de diagnóstico más fiable para encontrar el origen de la infertilidad masculina es el seminograma, llamado también espermiograma. Se trata de una prueba sencilla que tiene como objetivo analizar el esperma del paciente a nivel macroscópico y microscópico. Este es uno de los procedimientos que más se emplean en los centros de reproducción asistida.

Además de valorar la capacidad reproductiva del hombre, el seminograma sirve como guía para determinar cuál es el tipo de tratamiento que este debe seguir. Para el análisis del esperma, se consideran factores como el aspecto, volumen, pH, índice de viscosidad, concentración, morfología, movilidad, entre otros.

Infertilidad masculina
Infertilidad masculina

¿La infertilidad masculina es reversible?

Quienes han estado tratando de concebir con su pareja durante más de un año sin tener éxito, podrían recibir el diagnóstico de “infértil” por parte de un médico. Sin embargo, esto no significa necesariamente que no puedan tener hijos de forma natural en algún momento.

Si bien las causas exactas de la infertilidad no siempre se pueden detectar, es recomendable acudir a un profesional de la salud cuando se presenten las primeras señales de alerta en la función reproductora. El especialista será quien determine las pruebas que deben realizarse y los posibles tratamientos a seguir.

En relación a la pregunta inicial, la infertilidad masculina sí puede ser revertida en determinados casos. El varicocele se puede corregir a través de una cirugía, mientras que, en los casos de ausencia de espermatozoides en la eyaculación, estos pueden recuperarse directamente de los testículos o del epidídimo.

Según el diagnóstico, es posible que el paciente requiera tratamientos con antibióticos, hormonas, suplementos o asesoría psicológica. Cuando la mayoría de opciones están agotadas, es posible seguir el camino de la tecnología de reproducción asistida, como la fecundación in vitro o la inseminación artificial.

Al margen de las cirugías y tratamientos médicos, un hombre con perspectivas de fertilidad desalentadoras puede dar los primeros pasos para recuperarse. ¿Cómo? Abordando los factores que están bajo su control. Ello incluye aspectos básicos como alimentarse saludablemente, realizar actividad física y evitar el consumo de alcohol, tabaco o drogas.

Por último, es importante recordar que la infertilidad puede afectar a hombres de todos los orígenes, todas las edades y todos los estilos de vida. Y aunque puede parecer un tema desalentador y difícil de abordar, existen muchas alternativas de solución.  

Si el tema te interesa te invitamos a leer otro de nuestros artículos sobre las inseguridades que nos atormentan a los hombres. Presiona acá

Infertilidad masculina
Infertilidad masculina